LUCHANDO POR TI

Consiga Su Consulta Gratis

Sin Recuperación / No Tarifa

Seguro No-Fault

Las leyes del estado en el que ocurre el accidente determinan quién es el que paga por los daños de un accidente automovilístico. Básicamente, en un estado donde hay seguros “no-fault”, no se le atribuye culpabilidad a ninguna de las partes y cada conductor generalmente le somete una reclamación a su propia compañía de seguros en lugar de establecer culpas. Hay muchos estados, incluyendo Florida, Kansas, Kentucky, Massachussets, Michigan, Minnesota, Nueva Jersey, Nueva York, Pensilvania y otros que tienen alguna ley para seguros sin atribuir culpas. Esta ley para seguros sin atribuir culpas se malentiende con frecuencia y se aplica de formas distintas en cada estado que la ofrece. Si usted tiene un accidente automovilístico debe ponerse en contacto con el bufete de Friedman, Domiano & Smith Co., L.P.A. para ver de qué manera la ley estatal pertinente percibe la culpa y determinar de qué manera las leyes que atribuyen o no atribuyen culpa pueden afectar su derecho a obtener compensación por sus lesiones.

Cómo opera el seguro sin culpa

El seguro “No-fault” o sin culpa describe cualquier sistema de seguro automotriz que requiere que los conductores tengan un seguro para su propia protección y limita su capacidad para demandar a otros conductores por daños. En un accidente bajo el sistema sin culpa su compañía de seguro de auto le pagará a usted por sus daños hasta el límite de su póliza, sin importar quién tuvo la culpa del accidente. Los otros conductores involucrados en el accidente están cubiertos por sus propias pólizas de seguro automotriz.

Bajo un sistema puramente sin culpas, los conductores estarían cubiertos completamente por sus propias pólizas y nunca podrían demandar a otros conductores por daños, pero ningún estado usa actualmente un sistema puro. Todos los estados con leyes que no atribuyen culpa usan parte del sistema sin culpa y parte del sistema de responsabilidad civil tradicional, bajo el cual una persona es responsable por el costo de los daños que causa, de modo que en todos los estados se permiten las demandas bajo ciertas circunstancias.

La cantidad y tipo de seguro sin culpa que se requiere varía de un estado a otro. Algunos estados permiten que las personas lesionadas demanden si las lesiones son severas, mientras que otros permiten las demandas si el costo total alcanza cierta cantidad de dinero. Muchos sistemas sin culpa modificados pagan por daños económicos hasta el límite de la póliza pero le permiten a la persona lesionada demandar por daños que no son económicos, si la cantidad de estos daños es mayor de cierta cifra específica. Estos límites máximos también varían de un estado a otro. Por lo tanto, usted debe ponerse en contacto con un abogado del bufete de Friedman, Domiano & Smith Co., L.P.A. si tiene un accidente en algún estado con leyes que no atribuyen culpa, para determinar y analizar las leyes pertinentes.

Opción de no atribuir culpa

Las leyes que ofrecen la opción de no atribuir culpa crean dos tipos de conductores asegurados en algunos estados, al retener partes de ambos sistemas, el que no atribuye culpas y el tradicional que sí la atribuye. Pensilvania y Nueva Jersey han implementado versiones de las leyes que brindan la opción de atribuir o no atribuir culpa. Bajo un sistema de opciones, los conductores escogen si quieren tener un seguro bajo un plan que no atribuye culpas o retener algunos derechos tradicionales de daños civiles similares a un plan modificado de seguros sin atribuir culpas. Por ejemplo, si un conductor escoge un plan puro sin atribuir culpas tal vez no pueda demandar a un conductor negligente por daños que no sean económicos, pero también está inmune a esas demandas. Sin embargo, si decide retener sus derechos tradicionales a demandar por lesiones personales, puede demandar a otros conductores que también hayan optado por retener estos derechos, pero a cambio de esto los otros conductores también lo pueden demandar a él. El bufete de Friedman, Domiano & Smith Co., L.P.A. lo puede ayudar a resolver estos asuntos complicados relacionados a la atribución de culpas, ya sea que usted se encuentre en un estado que no las atribuye o en uno que sí.

Una póliza de seguro que no atribuye culpas

Si usted vive en un estado en el que no se atribuyen culpas, esa parte de su póliza de seguro automotriz normalmente se conoce como protección contra lesiones personales [personal injury protection (PIP)]. Las ofertas de este tipo de seguro “PIP” en los diferentes estados cubren distintos gastos, pero los beneficios generalmente incluyen la mayoría de los gastos relacionados a la(s) lesión(es), incluyendo costos médicos, pérdida de ingresos, compensación por pérdida de servicios, gastos de funeral y beneficios por muerte. Hay algunos daños, como dolor, sufrimiento, angustia emocional e inconveniencias que generalmente no cubre un seguro que no atribuye culpas. Además, los gastos médicos o la pérdida de ingresos por encima de cierto límite no se cubren y típicamente se requiere otra cobertura de seguros para cubrir los daños físicos a los vehículos.

Conclusión

Aunque en su forma pura la ley que no atribuye culpas pudiera simplificar el proceso de compensación por daños que resulten de las lesiones de un accidente automovilístico al eliminar por completo el concepto de culpa, no hay un estado ahora mismo que tenga este sistema puro y es muy poco probable que algún estado lo adopte. Los sistemas que atribuyen y no atribuyen culpas existentes varían significativamente de un estado a otro y pueden crear mucha confusión. El bufete de Friedman, Domiano & Smith Co., L.P.A. le podrá ayudar a entender las leyes estatales que aplican en su caso y escoger el camino a la recuperación que sea mejor para usted.

DISCLAIMER: This site and any information contained herein are intended for informational purposes only and should not be construed as legal advice. Seek competent legal counsel for advice on any legal matter.

CLÁUSULA EXONERATIVA: este sitio y la información aquí presentada tienen fines exclusivamente informativos y no se deben interpretar como asesoría jurídica. Para obtener asesoramiento respecto de cualquier asunto jurídico, consulte con un asesor legal competente.